Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión
5 (99.33%) 30 votes

Si estás pensando en invertir es importante que conozcas donde puedes invertir, la diferencia con ahorrar o emprender y conocer los diferentes tipos deestrategias de inversion mercados y activos con los que puedes contar. Debes además realizar un test de idoneidad para saber cual es tu perfil de inversor y así identificar qué mercado y qué activos se adaptan a ti para invertir a corto, medio o largo plazo. En este artículo aprenderás qué son los mercados financieros y cuales son, qué es una inversión frente al ahorro o a emprender un negocio, sugerencias sobre donde invertir tu dinero, cuando invertir en bolsa, en fondos o en divisas, tipos de inversores, inicio de un método para que hagas una estrategia exitosa, cómo hacerse una cartera de valores para el corto, medio o largo plazo e importantísimo qué son los ciclos económicos, y cómo usarlos para invertir en el momento adecuado y en el sector adecuado. En resumen, aprenderás los primeros pasos que debes saber para invertir con éxito.

Qué son los mercados financieros

Los mercados financieros es el lugar donde compradores y vendedores intercambian activos financieros ajustando un precio para la compra-venta. Así, si quieres comprar o vender un activo financiero, tienes que buscar el mercado financiero específico que buscas. Además de ser un lugar de encuentro entre comprador y vendedor, se define un precio que se ajusta a la oferta y la demanda. Para esto el mercado coloca a todos los vendedores y compradores en el mismo lugar, favoreciendo la ley de la oferta y la demanda, favoreciendose así fijar un precio. Además, en los mercados financieros existe un intermediario, el Broker.

Es interesante saber que los comportamientos en los mercados financieros se pueden predecir y es cuando se dice que un mercado tiene un comportamiento fuerte, semi-fuerte o débil. Lo interesante de poder predecirlos es que podemos analizar tendencias y desarrollar estrategias concretas para obtener un porcentaje elevado de éxito.

Tipos de mercados financieros

Los mercados financieros se clasifican de distinta forma, según el criterio que utilicemos. Así, si nos centramos en el tipo de activo que negocia un mercado, nos encontramos con:

  • Mercado Monetario o de Dinero. Se realizan operaciones que utilizan las grandes instituciones para financiar y colocar dinero, con un plazo de amortización corto, un bajo riesgo y una elevada liquidez, debido a la solvencia de las entidades que aquí participan.

  • Mercado de capitales. Se compran y venden títulos canalizando el capital a medio y largo plazo. Hay de varios tipos:

    • Mercado de Valores: se negocia la renta fija (bonos y obligaciones) y la renta variable (acciones) a través de la compraventa de valores negociables. Los valores negociables son las acciones, bonos y obligaciones, participaciones preferentes. La compraventa de la renta variable (acciones) se realiza en las Bolsas, mientras que la renta fija utiliza en España los mercados AIAF o SENAF.

  • Mercado de materias primas. Son mercados de productos básicos a nivel mundial. Existen unos 50 mercados, donde se intercambian soja, trigo, algodón, café, petroleo, oro, plata, cobre, aluminio, leche o ganado.

  • Mercado de divisas o FOREX. Es un mercado mundial en el que se negocia la compraventa de divisas. En este blog nos centramos principalmente en este mercado financiero. Sigue leyendonos para descubrir si se puede vivir de opciones binarias.

Cada mercado tiene un objetivo distinto y nosotros podremos operar en uno u en otro según interese al inversor (o Trader). Si estás pensando en ser inversor de un mercado financiero es importante que antes comprendas el funcionamiento de dicho mercado y sus particularidades, ya que la liquidez, la volatilidad de los precios o el volumen de negociación serán distintos entre ellos.

Qué es una inversión

El inversor (o trader) primero busca cual es el mercado financiero que mejor se adapta a él. En el mercado financiero elegido hace una inversión, esto es asigna dinero hoy y ahora en un activo, con la esperanza de obtener un beneficio en un futuro más o menos próximo. De alguna forma, un inversor se quita dinero de ahora, de hoy, para intentar conseguir un beneficio futuro. Si lo miramos en sentido amplio, una inversión no es sólo acciones, también puede ser un préstamos o realizar un curso o máster para invertir en un futuro mejor. Lo que es común en todos es el sacrificio de dinero (o tiempo y esfuerzo) actual para un beneficio posterior.

La inversión en un mercado financiero consiste en tomar una decisión de comprar o vender un activo concreto a un precio fijado por la oferta y la demanda del mercado.

Ahorro, inversión o Emprender

Cada vez es más frecuente que los bancos nos confundan los términos Ahorro e Inversión para que pongamos nuestros ahorros a invertir en algún mercado. Es muy importante saber diferenciarlo, tal y como las últimas estafas tipo preferentes de Bankia, demuestran.

La principal diferencia es EL RIESGO. Unos ahorros los tenemos en depósitos de ahorro o en nuestra casa sin ningún riesgo. Sin embargo, en una inversión existe el riesgo, de ganar o de perder parte del capital. Si buscas un retorno mayor por tus ahorros, entonces inviertes a sabiendas de que existe un mayor riesgo. Así se pueden comprar acciones de alguna empresa en la bolsa, o fondos de inversión.

Aparte de plantearte ahorrar o invertir, puedes considerar la opción de emprender con un dinero que tengas, creando un negocio propio. Montar un negocio requiere menos capital del que es necesario para poder vivir sólo de inversiones, pero requiere de una dedicación exclusiva, una motivación empresarial y la necesidad de comenzar con una inversión importante en la mayoría de los casos. Por esto, la opción de invertir la parte de dinero que no necesitemos en el corto-medio plazo puede ser una buena opción, ya que no requiere tanto esfuerzo económico o personal para tener rentabilidades interesantes.

Donde invertir mi dinero

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el dinero que deberías usar para invertir es un dinero que no necesitarás en el corto-medio plazo. Con esta premisa existen distintas formas de invertir según el tipo de inversión que quieras realizar. Lo importante es obtener la mejor rentabilidad. Estas distintas formas de inversión pueden ser muy variadas como:

  • Invertir en bolsa y hacer tu propia cartera de inversión. Comprar títulos de renta variable en el Ibex 35, en el Daxx, NYSE… Las carteras tienen que rotar según los ciclos económicos (que te explicamos más adelante) para hacerlas rentables.
  • Invertir en inmuebles para alquilarlos
  • Invertir en obras de arte o mecenazgo de autores
  • Creando una empresa-negocio o asociándote a una
  • Ahorrando para la jubilación o mejorarla si eres autónomo

Las inversiones a corto plazo, como las que se pueden hacer en el mercado de divisas Forex tienen un alto riesgo y es, por tanto, aconsejable un entrenamiento previo en otro tipo de inversiones tales como en la bolsa, para ir cogiendo el método de una correcta gestión de tu capital.

Cuanto invertir en bolsa

  • Si eres un inversor nuevo, de perfil ahorrador puedes plantearte unas inversiones de 1.000-4.000 € por activo y luego ir diversificando la cartera por bloques similares.
  • Si eres un inversor medio las compras rondan los 5.000-10.000 € por activo
  • Los inversores grandes suelen trabajar en bloques de 10.000-25.0000 € por activo

Hay gente que se plantea vivir de la bolsa y quiere saber cuanto es posible invertir para conseguirlo. Se calcula que para la inversión en bolsa, considerando una rentabilidad anual del 8-20%, necesitaríamos una inversión de 200.000 € para poder llegar a una rentabilidad de 2.000 € al mes y tener así un sueldo. Otros derivados financieros o el Forex pueden alcanzar rentabilidades mayores, pero a costa de un mayor riesgo. Con esto vemos que es posible vivir de inversiones, pero si dispones de mucho capital. Lo normal es considerar estas inversiones para conseguir un dinero extra.

Qué tipo de inversor eres

Cuando nos iniciamos en el mundo de la inversión, estamos tentados a invertir a corto plazo para conseguir beneficios rápidos. Además, leemos constantemente en internet u otros medios cómo podemos hacer varias operaciones al día, con lo que nos sentimos tentados a probar varias estrategias del corto plazo. Sin embargo, nuestro entrenamiento técnico y mental no estará preparado para ello y lo más probable es que fracasemos en este intento poco elaborado.

Primero hay que dominar aspectos técnicos como saber la evolución del precio o subasta en los últimos minutos-horas, la tendencia y como cambió, gestión del capital, etc. Aprender todos los entresijos de los patrones de velas es imprescindible. Pero además debes aprender a ser frio y racional, controlar el estrés y evitar al máximo la impulsividad, ser metódico con tu estrategia elegida, apuntar todo lo que te ocurre y hacer análisis diarios para corregir.

Llegados a este punto es muy importante conocer el perfil de inversor que eres. Básicamente se agrupan en tres categorías:

  • Perfil de inversor conservador
  • Perfil de inversor moderado
  • Perfil de inversor agresivo

La estrategia de inversión que decidas debe ir en función a tu perfil. La diferencia entre estos perfiles está en el beneficio que quieres obtener según el riesgo que quieres asumir. Pero independientemente del perfil de inversor que seas, hay puntos en común para ser un buen inversor:

  • comprar barato y vender caro
  • aprender a dominar las emociones y analizar la inversión de forma racional
  • organizar un plan de inversión y ser muy metódico para llevarlo a cabo.

Si sigues leyendo este artículo te daremos algunas claves sobre cómo hacerlo.

Un buen metodo es la mejor estrategia

A la hora de invertir hay que tener en cuenta que de nuestras decisiones saldrá en gran medida el éxito o fracaso de una inversión. Aspectos importantes a tener en cuenta serían:

  • Tasa de aciertos. Es crucial saber si con la estrategia de inversión elegida, por ejemplo hago diez operaciones y acierto 6, mi estrategia será fiable en un 65%. Cuanto más optimizada esté la tasa de aciertos más fiable será tu estrategia de inversión.
  • Ganancia media por operación. Hay que considerar que la tasa de fallos (en nuestro ejemplo un 35%) será más o menos importante a tener en cuenta según la media que ganamos o perdemos por operación. Así hay que calcular una ganancia media y una pérdida media por operación. Con esto debemos fijar cual es el riesgo máximo que estamos dispuestos a asumir por operación y establecemos cuantas veces ganamos más de lo que arriesgamos.
  • Comisiones de los broker. En toda inversión hay un intermediario con los mercados financieros que nos cobrará unas comisiones por la compraventa de nuestros activos. Para que la estrategia se pueda mantener en el tiempo es importante encontrar un broker fiable y que cobre comisiones bajas. Esto es crucial si disponemos de poco capital, porque las comisiones harán mermar sensiblemente nuestro capital inicial.
  • Prueba de la estrategia de inversión. Antes de lanzarte con dinero real con la estrategia elegida es importantísimo que adquieras los datos que hemos comentado (tasa de aciertos, ganancia media y pérdida media, riesgo asumible) en un sistema de prueba y que lo utilices al máximo (un simulador de bolsa o de mercados de divisas). Además, este sistema de prueba permitirá conocer cuantas operaciones al año puedes realizar y qué ganancia-riesgo tiene nuestra estrategia.
  • Ajustar el capital por operación. Con la experiencia adquirida en los sistemas de prueba ajustaremos qué capital vamos a destinar a cada operación, teniendo en cuenta el número de veces que vamos a realizarla en el tiempo y según la ratio ganancias-riesgo que hemos obtenido.

Cuanto más metódico seas en tu métricas y análisis, más probabilidades de éxito tendrás en tu estrategia de inversión.

Desarrollo de una estrategia de inversión

Para iniciarse en los mercados financieros la mejor estrategia es comenzar despacio, mirando la inversión como una carrera de fondo y aprendiendo en cada paso que se da.

Cuando se hace una inversión siempre pensamos en 3 opciones básicas: comprar, mantener o vender. En la toma de decidiones sin embargo aparecen muchos factores y ante todo hay que ser prudentes con nuestro dinero. Cuando empezamos parece que es sencillo, y no lo es, luego vienen un par de tropiezos y empiezas a pensar que es demasiado complicado, y tampoco lo es. Hay que adquirir en el camino conocimiento y experiencia.

El primer paso es definir el perfil de inversor que eres y lo que deseamos obtener con nuestra inversión y después ir acotando los productos financieros que más se adaptan a tu perfil de inversor (bolsa, fondos cotizados ETF, opciones, etc).

Aprender a invertir: pautas y precauciones

No olvides que para tener éxito debes formate antes de invertir. No se trata de hacer un máster, pero sí de adquirir los conocimientos básicos y las herramientas del mercado al que quieres entrar. Puedes seguir estas pautas:

  • Elegir el mercado bursátil (Ibex 35, Daxx, S&P…)
  • Aprender los mecanismos de la bolsa de valores
  • Especializarte en un solo mercado
  • Aprender estrategias de inversión, teniendo en cuenta los ciclos de los mercados y la búsqueda de valores

Con estas premisas es el momento de encontrar un broker, un intermediario entre tu y el mercado elegido y aprender las herramientas que te ofrece.

Para comenzar es mejor usar mercados que no arriesguen demasiado donde ir cogiendo experiencia poco a poco, con método, y con el tiempo podrás ser un buen inversor.

Los mercados financieros son un campo fantástico para conseguir un dinero extra, pero hay que seguir pautas y precauciones. Para un inversor novel, la inversión en bolsa en una buena elección y crear una cartera de inversión para el medio-largo plazo. Los mercados del corto plazo son los mercados del vértigo y sólo recomendables para cuando llegues a cierto control. Es mejor empezar en bolsa al medio-largo plazo.

  • Destina a esa inversión sólo una parte de tu dinero que no vayas a necesitar en el corto o medio plazo
  • Sólo invierte en compañías que conozcas bien y que se puedan estimar
  • Estudia los ciclos de los mercados (ver más abajo) y aprovecha cuando sean atractivos
  • Haz una gestión cuidadosa del capital. Aprende a controlar el riesgo y a establecer límites de pérdidas por operación o cartera.

Activos financieros de bajo riesgo

Recuerda que no existen las inversiones 100% seguras y que debes reducir al máximo los riesgos para que tu estrategia a medio-largo plazo sea ganadora. Los activos financieros con bajo riesgo son:

  • Bonos y Obligaciones del Tesoro
  • Depósitos
  • Fondos cotizados de perfil conservador
  • Acciones blue chip

Recuerda usar intermediarios que estén regulados correctamente y con los registros en el Banco de España, la CNMV o DGS.

Cartera de valores

Una excelente estrategia de inversión es crear una buena cartera de valores que sea diversificada y acorde a tu personalidad como inversor (conservador, moderado o agresivo). Crear una cartera de inversión acorde a cada persona y con los cambios de los mercados es una tarea para la que muchos profesionales se especializan. Aunque un inversor puede hacer su propia cartera, sin intermediarios.

El primer paso es definir el perfil conservador, moderado o agresivo, según lo que se quiera invertir y la rentabilidad mayor o menor deseada, a cambio de mayor o menor riesgo. Por esto es importante definir claramente los riesgos que se está dispuesto a correr y a raiz de este el objetivo de rentabilidad que se desea obtener y el tiempo de inversión: corto, medio o largo plazo (dias-semanas, 1-2 años o 20 años por ejemplo).

Es importante mantener la cartera simple, para poder estar más tranquilos en su gestión y en ella diversificar entre acciones, fondos ETF y bonos. Lo más importante en esta estrategia de diversificación es disminuir al máximo el riesgo. Hay programas que nos ayudan a llevar una cartera de valores de forma profesional, como Finantial Toolbox de MathWorks que nos ofrecen modelos matemáticos y de análisis de riesgos para que tu inversión sea gestionada como una profesional.

Inversión a corto plazo

El corto plazo puede ser muy lucrativo, pero es más arriesgado. Hay que saber detectar buenas oportunidades, pero también protegerse de imprevistos y dominar técnicas del control del riesgo. Si decides invertir a corto plazo, existen distintas posibilidades, como:

  • Invertir en ETF. Estos fondos negociados en bolsa son activos financieros a medio camino entre fondos de inversión y una acción. Cotizan en bolsa de valores como las acciones y su precio varía a lo largo del día, pudiendo comprar o vender participaciones en bonos de forma ágil.
  • Futuros financieros. Son productos con un alto riesgo. Son futuros sobre índtambién ices como el Ibex-35 o pueden ser de materias primas
  • Forex o mercados de divisas. Es una estrategia de riesgo total, donde podemos apalancar hasta 400 veces nuestro capital. Es una estrategia donde se puede hacer mucho dinero, pero también perderlo. Para este tipo de mercados hay que conocerlo muy bien y tener experiencia manejando posiciones de riesgo. Los especialistas no lo recomiendan hasta tener incluso años de experiencia en operaciones de riesgo.
  • Acciones. Es la mejor forma de comenzar si no se tiene experiencia en las operaciones de corto plazo y aprender a controlar: técnicas de gestión monetaria que nos indica qué parte de capital podríamos poner en riesgo sin que sea excesivo; gestión del riesgo; y aprender a cuanto arriesgar en la siguiente operación

Así una buena estrategia a corto plazo pasaría por operar con acciones y una vez dominada esta estrategia, se podría pasar a los futuros financieros. Con esto consolidaremos el aprendizaje en gestión del capital, y saber cuanto invertir en cada ocasión y cuanto dejar para operaciones futuras.

Inversión a medio plazo

Cuando se piensa en invertir a medio y largo plazo hay que considerar factores como los dividendos y la estabilidad de la cartera. Además, para la renta variable, hay que tener en cuenta el ciclo del mercado en que se está para discernir sobre si invertir o si es el momento de mantenernos alejados de la renta variable y buscar productos seguros como la renta fija. Para esto se consideran diversos indicadores macro-económicos, así como el paro y la inflacción.

Una cartera de inversión con bajo riesgo se puede diseñar a medio y largo plazo, buscando rentabilidades en 10 años que superen la inflacción anual. Por ejemplo, destinando un % a renta fija, otro % a fondos cotizables ETF y otro % de renta variable comprando acciones blue chip (empresas sólidad de alta capitalización). Así tienes una cartera de inversión diversificada y destina un % mayor o menor a estas según tu perfil de inversor.

Ciclos económicos

Esta teoría se basa en que el comportamiento de la economía sigue una onda sinusoidal y, por tanto, pueden predecirse ciclos económicos para entender el comportamiento de la economía mundial. Para seguir este tipo de estrategia hay que conocer bien la evolución de los ciclos económicos y en qué fase nos encontramos en la economía global y en el mercado financiero de elección. Con estos datos hay que saber identificar cuando van a producirse cambios en el ciclo para encontrar una oportunidad de inversión en el medio o largo plazo.

En los ciclos económicos el estado emocional del inversor es clave. Por ejemplo, cuando el pesimismo abunda en un mercado los pequeños inversores suelen desprenderse de valores, sentimiento que aprovechan los grandes inversores para acumular muchos títulos. Es una fase de acumulación por parte de los fuertes. Los grandes inversores se expanden y crean un ambiente de optimismo que aún no llega al mediano y pequeño inversor que aún están recelosos. Esta euforia de los grandes arrastra a los pequeños, incluyendo a inexpertos, y entran en el mercado muchos inversores nuevos y así los mercados y las bolsas entran en un estado de euforia. Aparecen entonces economistas que hablan de posibles burbujas y de aumento descontrolado de la inflación. Se entra en una fase de alerta y la economía empieza a notar agotamiento. Es cuando los grandes, que habían acumulado muchos valores, empiezan a vender escalonadamente sus activos. El precio de la acción se vuelve cara y el inversor empieza a desinteresarse. En algún momento el pequeño inversor a medio plazo entra en pánico y vende sus títulos con minusvalías. El desánimo y las informaciones de crisis hace vender al pequeño y mediano inversión, momento que aprovecha el gran inversor para volver a acumular valores y recomenzar el ciclo.

Conocer en qué punto del ciclo se está es importante para elegir el momento más propicio en una estrategia a medio o largo plazo. Así:

  • cuando la economía toca fondo, un inversor busca la seguridad, en lugar de la rentabilidad
  • en fases de crecimiento sólido y estable y con elevado consumo, las rentabilidades son muy buenas

Aparte, hay sectores de la economía que se comportan mejor en fases específicas del ciclo. Conocerlos es muy importante para construir una cartera robusta. En esta gráfica vemos los sectores interesantes en cada etapa del ciclo.

Así elaboraremos una cartera incluyendo más o menos del sector financiero, de materiales, de consumo, de salud o de tecnología según en la zona del ciclo donde nos encontremos. Existen muchas páginas especializadas en internet que nos ayudan a identificar como se comporta un sector económico y su fortaleza, que nos ayudarán a tomar nuestra decisión. Entre ellas están Morningstar, StockTwits y Finviz.     

sector a invertir según el ciclo economico

 

Invertir en el Ibex 35 para el medio plazo

Los profesionales hacen estudios de la situación económica para saber cuando es el mejor momento para invertir en bolsa al medio plazo. Utilizan técnicas como el market timing, que ayudan a saber si la situación es propicia para invertir en el medio plazo. Con estas herramientas te ajustas al sentimiento general de los mercados.

Para el Ibex 35 se analizan una serie de índices de relevancia que son suficientemente influyentes en los mercados globales. Por ejemplo, los comportamientos del NYSE, S&P o Dow Jones. El estudio de estas herramientas de market timing sobre los mercados globales nos darán indicaciones sobre cuando entrar en bolsa para el medio plazo.

En la base debes estudiar sólo el sector de tus acciones favoritas (farmacéuticas, tecnológicas, …) y apostar sólo por el caballo ganador

Inversión a largo plazo

Si bien los rendimientos de una cartera de inversión en el medio o largo plazo son menores que los de corto plazo, su volatilidad está mucho más controlada. El objetivo principal en una estrategia a largo plazo es el equilibrio entre los distintos valores que componen la cartera. La inversión en acciones de empresas distintas, de sectores y paises diferentes diluirá el riesgo.

La bolsa es una buena opción para estrategias a medio y largo plazo, pero hay que tener presente que los bonos es una inversión menos arriesgada que las acciones. Este riesgo mayor de las acciones puede hacer que durante un periodo rindan menos que los bonos, pero a largo plazo, bien diseñada la cartera, puede ser una buena estrategia de inversión. Son estrategias que no consisten en comprar y mantener, aunque sí se mantienen con pocos ajustes en el tiempo. En general, en periodos muy largos, de décadas, las acciones suelen tener un 6-7% de rentabilidad mayor a los bonos. Pero hay que tener en cuenta el ciclo en el que se está para saber si podemos aguantar las acciones en periodos de pérdidas a la espera de épocas de beneficios.

La estrategia pues es diseñar una cartera con poca volatilidad, diversificadas y que contemplen los periodos de bonanza y retracción económica, haciendo pequeños ajustes en el tiempo. Una estrategia eficiente puede estar enfocada en un 50% en bonos y un 50% en acciones, o bien dividir en 4 tipos de activos entre bonos, acciones e introducir acciones de pequeña capitalización, o hacer una cartera de 10 tipos de activos, (10% cada uno) considerando la renta variable. Sin embargo, ten en cuenta el riesgo de hacer la cartera complicada, ya que dificultará su gestión. Posiblemente a largo plazo es mejor invertir en pocos activos (3-4) asignando 50/50 o 70/30 entre acciones y bonos.

*****

¿Estas haciendo inversiones en mercados financieros? Comparte con nosotros tus comentarios y opiniones para que otros puedan leerlos 🙂

Leave a Reply